HISTORIA

En 1973 nació el Grupo NUFRI de la mano de un grupo de productores de la comarca leridana del Pla d’Urgell, que desde siempre se han dedicado en cuerpo y alma a la producción de las mejores manzanas.

Grupo Nufri, totalmente convencido de que en España se podía cultivar una manzana de altura y calidad que pudiera competir con las manzanas que se producen en Europa, decidió apostar por este tipo de cultivo para producir “la mejor manzana europea”.

Tras más de cuatro años de búsqueda del lugar perfecto, NUFRI recaló en La Rasa, una pedanía de El Burgo de Osma, en Soria. Fueron años de palpar tierras, observar la luz, registrar las condiciones climáticas y un largo etcétera. Pero todo llega y, por fin, en 2008, se cosechó el resultado de tantos esfuerzos y nos instalamos en este singular lugar: el paraje ideal para el cultivo de las mejores manzanas a lo largo de 1.045 hectáreas, a 870 metros de altitud.

En esta finca única conviven la climatología, el agua y la tierra que garantizan la mejor producción de calidad. Una alianza natural que certifica la excelencia de las manzanas Livinda, y que, desde entonces, se ha convertido en la más moderna y tecnificada plantación de manzanos de toda Europa.

Aun así, nuestro carácter emprendedor nos lleva a estar en constante búsqueda de nuevos parajes y descubrir nuevas fincas que nos permitan producir nuestras manzanas con los mejores estándares de calidad. De este modo, diez años después de recalar en La Rasa, ahora Livinda nace también en el Pirineo.

En Adrall, a 650m de altitud, las mejores Galas y Golden Pirineo se cultivan en una finca inédita y excepcional, regadas por el agua pura del Río Valira, que fluye pocos kilómetros más hasta su desembocadura en el Río Segre, todo bajo la atenta mirada de la Serralada del Cadí. Tierras que tradicionalmente habían cultivado manzanas, desde la edad media hasta los años 80, ahora renacen con su mejor coloración y perfume gracias al característico clima seco del Cadí, con bajas temperaturas durante las horas nocturnas y una suave recuperación de las temperaturas durante el día.