Noticias

29 Mar 2021 - 10:51

Lo esencial es alimentarse | Livinda

Calorías, carbohidratos, dietas, nutrientes, grasas…la información que podemos encontrar sobre la alimentación saludable abunda a nuestro alrededor. A veces puede resultar difícil encontrar aquello que buscamos, o incluso podemos encontrarnos con datos contradictorios que nos hacen dudar. Por eso, vamos a ir a la raíz de todo, vamos a volver al origen, ya que lo esencial es alimentarse. ¡Vamos a ver qué es una alimentación saludable basada en alimentos básicos!

¿Qué son los alimentos básicos?

Para empezar a hablar de alimentación saludable hemos de centrarnos en los alimentos que escogemos. Al fin y al cabo, estos son los que determinarán la calidad nutricional de nuestra dieta. Por lo tanto, saber escoger los alimentos apropiados y de buena calidad nutricional, es lo que convertirá nuestra alimentación en una alimentación saludable. ¡Sin métodos ni guías! Simplemente, alimentarse usando la lógica y el sentido común.

Cuando nos referimos a alimentos básicos, estamos hablando de alimentos frescos o mínimamente procesados para favorecer su utilización (envasado). Estos alimentos básicos son: verduras, frutas, hortalizas, carnes, pescados, legumbres, frutos secos, huevos, lácteos y cereales sin modificar. Son alimentos sin añadidos, tan sólo preparados para su consumo.

Con estos alimentos básicos podemos construir una alimentación saludable. Sin embargo, nuestra alimentación también puede contar con alimentos saludables que han sido procesados como las verduras en conserva, las conservas de pescado o los quesos. Generalmente estos productos tienen pocos ingredientes y se les puede haber añadido únicamente sal o azúcar.

Pero ¿cómo distinguirlos? Por ejemplo, las judías verdes son un alimento básico, un producto que nace de la tierra y que puede llegar a nosotros con un mínimo procesado (limpiado y envasado). Por otro lado, las judías en conserva es un producto que proviene de un alimento básico, pero normalmente al cocerlas se les añade sal o azúcar para mejorar su conservación. En estecaso, el formato de presentación ya nos da una pista de cual es un alimento básico y cual no.Pero con los alimentos que tengamos dudas, podemos consultar la etiqueta para resolver dudas y conocer todas las características del producto.  

Alimentarse con calidad y con producto de temporada

De la misma manera que cuando queremos comprar un coche o algún objeto material, siempre buscamos aquél que nos dé mejores prestaciones, con los alimentos hemos de hacer lo mismo: escoger los de mejor calidad nutricional.  Probablemente te preguntes si tienes que cargar con un microscopio para analizar muestras de todo lo que te vas a llevar cuando vayas al supermercado… pero la respuesta es que no hace falta.

Basar nuestra alimentación en frutas y verduras de temporada, incluir cereales integrales, legumbres, frutos secos y alimentos que nos aporten proteína de calidad como la carne magra, el pescado, los huevos o los lácteos nos será de ayuda para llevar una alimentación saludable. Recuerda también que es importante no juzgar la calidad de un producto por su aspecto, ya que, tal vez no serán perfectos, pero pueden mantener sus propiedades nutricionales. Alimentarse de esta manera conlleva la posibilidad de disminuir el desperdicio alimentario de nuestra sociedad.

¿De qué depende que, por ejemplo, un tipo de fruta tenga mejor sabor que otras? Pues en primer lugar de la temporalidad del alimento. Si el alimento que queremos llevarnos está fuera de temporada, es probable que al recogerlo esté poco maduro, afectando no solo al sabor y textura, sino también a su composición nutricional.

Y depende también de la tierra donde se ha cultivado, de la exposición solar, de los cuidados que ha recibido… En fin, pues como nosotros: cuanto mejor comemos, mayor salud tenemos. Con los alimentos pasa igual. Así que recuerda que hay que alimentarse con aquellos alimentos que tengan una mejor calidad nutricional.

5 consejos para una alimentación saludable

La alimentación tiene la función de aportar a nuestro cuerpo todos los nutrientes que necesita. Y aunque parezca complejo, ya has visto que puede ser muy sencillo. Nuestra tarea será darle lo que necesita siempre que sea lo más natural y fresco posible. ¡Nada difícil! Anota estos consejos para que tu alimentación sea saludable de una manera sencilla:

-       Incluye gran variedad de frutas y verduras en tu día a día. Los beneficios de incorporar las frutas y verduras en tu dieta son muchos, ¡hay que aprovecharlos! Deben ser tu base: mínimo 5 raciones de frutas y verduras diarias, ¡y variadas! Repártelas en las diferentes comidas que realices, ¡es muy fácil incorporar todas estas raciones!

-       Añade un aporte de proteína de alta calidad, que puede proceder de carnes, pescados o bien de legumbres y frutos secos.

-       Utiliza grasas de calidad: no olvides aceite de oliva virgen extra al cocinar o aliñar.  Recuerda que los frutos secos, o el aguacate, también son una fuente de grasas cardiosaludables, ¡utilízalos con moderación!

-       Sobre los cereales, prioriza siempre los menos procesados e integrales. Por ejemplo, arroz integral, quinoa, copos de avena… Pueden acabar de completar tus platos a nivel nutricional.

-       Hidrátate: bebe agua durante todo el día, no solo cuando tengas sed. Hay que beber alrededor de 1,5 litros al día. El agua es esencial para la vida...así que, ¡agua para todos! 

Ten en cuenta estos consejos, y no olvides que es importante utilizar métodos de cocción que no aumenten el valor calórico de los alimentos: plancha, vapor, horno, wok… Podemos hacer salsas, pero siempre con productos naturales y sin agregar azúcares o sal en exceso.

 

Alimentarse es un acto muy instintivo, apuesta por lo esencial, vuelve a tus raíces, y verás como tu cuerpo lo agradece.

Tags: Alimentación